sábado, 11 de abril de 2015

25.000 usuarios austriacos llevan a Facebook a los tribunales

Resultado de imagen de facebook


El año pasado un grupo de 25.000 usuarios austriacos encabezado por el joven estudiante de derecho Max Schrems, de 27 años, presentó una demanda colectiva contra Facebook por considerar que el gigante de social media viola su privacidad.
Lo cierto es que es este es solo es un caso más de los muchos frentes abiertos que tiene Facebook –tanto en Europa como en Estados Unidos- por la forma en la que utiliza y comparte los datos personales de los usuarios con las empresas o gobiernos.
Esta semana tuvo lugar el primer día de audiencias, y Facebook presentó una larga lista de objeciones contra la denuncia. En primer lugar, los abogados de la compañía intentaron convencer al juez del tribunal austriaco de que no admitiera la demanda. “La demanda es inadmisible en el plano procesal. El tribunal no es responsable”, declaró el abogado de Facebook, Nikolaus Pitkowitz, al juez. “Es injustificada en términos de contenido”.


Sin embargo, Schrems reaccionó acusando a Facebook de utilizar tácticas dilatorias. “Es una estrategia típica, porque la mayoría de los consumidores se quedarán sin tiempo y dinero”, dijo. En esta primera audiencia, los abogados de ambas partes batallaron sobre si los el estudiante tenía el estatus de consumidor privado de Facebook y sobre si era legar que los 25.000 demandantes dejaran manos del joven sus derechos.
Schrems reclama una indemnización “simbólica” de 500 euros a cada uno de los demandantes por daños y prejuicios por presuntas violaciones de datos por parte de Facebook, que incluyen la ayuda a la Agencia Nacional de Seguridad Nacional de Estados Unidos en la gestión de su programa PRISM, que extrae los datos personales de los usuarios de Facebook. El joven también ha insistido en que el objetivo del caso no es hacerse rico, sino hacer ver que “los derechos fundamentales deben respetarse”. “Creo que podemos aumentar la protección de datos con esta demanda”, declaró a los medios el abogado de Schrems, Wolfram Proksch, tras la sesión, mientras que Schrems comunicó su intención de que la demanda sirva como un caso de prueba para leyes de protección de datos en Europa.
Un financiero especialista correrá con los gastos legales en caso de que Schrems pierda el caso, y se hará con el 20% en caso de que gane, por lo que los usuarios pueden unirse al caso sin correr ningún riesgo económico a través de la plataforma Facebook claim
Schrems también tiene pendiente un caso en el Tribunal Europeo de Justicia, financiado con crowdsourcing, en contra del acuerdo Safe Harbour, un pacto que rige las transferencias de datos entre Estados Unidos y la Unión Europea que firmaron en el año 2000, algo por lo que lleva batallando desde hace años cuando creó el proyecto “Europe vs. Facebook