miércoles, 15 de abril de 2015

¿Cuánto cuesta ser autónomo? España vs Europa

http://futurfinances.com/wp-content/uploads/2012/07/shutterstock_23776111-400.jpg



Con la crisis, la salida natural para muchos profesionales ha sido ponerse a trabajar por cuenta propia. El registro de trabajadores autónomos ha crecido un 1,12% en el último año y un 1,8% desde 2012, aunque todavía dista mucho de recuperar los datos anteriores al estallido de la crisis (en 2007, había 2.238.772 trabajadores autónomos). 
Pero ser autónomo no es un camino fácil. Además de tener un proyecto de negocio claro, una cartera de clientes o unas habilidades profesionales de las que poder vivir hay que echar números, puesto que si no se tiene unos ingresos suficientes los costes pueden acabar comiéndole.
La Seguridad Social y Hacienda son las principales partidas a las que tendrá que hacer frente. Al darse de alta en la primera hay que indicar qué base de cotización se tendrá: la base mínima es 884,4 euros mensuales y la máxima 3.606 euros al mes, lo que deja una cuota mensual desde los 264 euros hasta los 1.075 euros. Pero estas cifras cubren únicamente la prestación por incapacidad temporal en el caso de enfermedad común, por ejemplo una gripe, a partir del cuarto día. Para estar cubierto frente a accidentes laborales y enfermedades profesionales o ante el posible cese de su actividad (el equivalente al paro), la cuota sube algo más. Con la cuota mínima hay que tener en cuenta que la cantidad que se recibirá de cara la jubilación es muy pequeña.
Sin embargo esta protección por desempleo no está siendo muy popular, ya que para poder tener derecho a ella tiene que haberse cotizado hasta 12 meses y solo da derecho a 2 meses de prestación.
Tarifa plana
El gobierno la aprobó en 2013 para los emprendedores menores de 30 años, pero acabó extendiéndolo para todos los nuevos autónomos. Para los mayores de 30 años, esta rebaja dura 18 meses, mientras que para los menores de 30 años se extiende hasta los 30 meses. En ambos casos, durante los primeros seis meses se paga a la Seguridad Social una cuota fija próxima a los 50 euros. La única condición es que durante los últimos cinco años no hayan estado de alta en el régimen especial de trabajadores por cuenta propia. Europa Press tiene una infografía muy interesante sobre ello.
Luego viene la casilla de Hacienda. Al darse de alta como autónomo, se realiza una declaración censal en la que se incluyan los datos personales, la actividad y la ubicación de su negocio y los impuestos que tendrá que pagar.
Ahora ya no se paga por el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), aunque sí hay que adscribirse a uno o varios en función de la actividad. Lo que sí hay que pagar el IVA (21%) y el IRPF (19%).
Una autónoma escribía en su blog personal: “Tengo que facturar 2.000 euros para poder ganar 938 limpios” e ilustra su queja con un cuadrito que, advierte, puede que no sea cien por cien precios pero refleja la realidad a la que se enfrenta. Su queja no es la única, más de  14.400 firmas han secundado la petición ‘Bajad las cuotas de autónomos para que podamos sacar adelante nuestros negocios’ en Change.org.

¿Es igual la situación de los autónomos en otros países? 

La revista Forbes  ha hecho un repaso a la situación de los autónomos en Europa:
   Reino Unido
- Cuota fija 13/58 euros
- Sin declaraciones trimestrales de IVA
- Se paga al final del ciclo fiscal dependiendo de las ganancias
   Portugal
- Cuota: ninguna
- No se paga IVA
- Se abona el 24,5% de los ingresos anuales
   Holanda
- Cuota: 50 euros anuales
- Hay que pagar un seguro médico (100 euros mensuales)
- Otros seguros son opcionales
   Francia
- Las cuotas dependen de la profesión y ganancias
- El primer año no se paga nada
- El autónomo tiene derecho a asistencia sanitaria y jubilación
- También derecho a incapacidad temporal y pensiones
   Alemania
- Cuota de 140 euros siempre que se superen los 1.700 euros mensuales
- Hay que pagar un seguro médico (entre 150 y 200 euros)
   Italia
- Solo se paga en función de las ganancias
- Pagan el 20% de sus ganancias