jueves, 9 de abril de 2015

EL GALAXY S6 CONTRA EL IPHONE DE APPLE




Samsung pone a la venta mañana sus nuevos terminales Galaxy S6, con los que pretende pasar página tras la fría acogida de la anterior generación de su buque insignia y plantar cara al iPhone 6 de Apple en el mejor momento del icónico terminal de la manzana.
El fabricante coreano ha visto cómo peligraba su liderazgo mundial en móviles inteligentes -consultoras como Gartner otorgan ya la primera posición a Apple- debido a la fría acogida que tuvo el año pasado del Galaxy S5, que no ofreció mejoras significativas respecto a su antecesor, y a la fuerte competencia que sufre en el resto de las gamas de producto por parte de fabricantes chinos como Lenovo, Huawei y Xiaomi.
Los Galaxy S6 llegan al mercado tras una buena campaña de reservas, según ha explicado Celestino García, vicepresidente de Samsung. La compañía acumula más de 100.000 reservas en España (la mitad son del modelo curvo Galaxy S6 Edge) y 20 millones en el mundo desde la presentación de la nueva gama en el último Mobile World Congress. Los analistas calculan que podría vender este año del orden de 57 millones de unidades, frente a los 38 millones de móviles Galaxy S5 que comercializó el año pasado.
Modelo curvo
Los analistas coinciden en que los nuevos terminales ayudarán a Samsung a remontar en la batalla de la gama alta. Por una parte, resaltan el acierto de incluir un nuevo modelo como es el Galaxy S6 Edge con pantalla curva, que representa el diseño más innovador de Samsung en mucho tiempo. La pantalla curva es un elemento diferencial respecto a la competencia, lo que le permite destacar en un mercado donde cada vez es más difícil sobresalir.
De hecho, algunos expertos consideran que Samsung podría llegar a vender más unidades del Edge que de la versión tradicional. Será difícil, puesto que el consejero delegado de la compañía, JK Shin, ha asegurado que Samsung no podrá hacer frente a corto plazo a la demanda del modelo curvo debido a las dificultades de fabricación de la pantalla.
El éxito del Galaxy S6 Edge tendría un impacto directo en su cuenta de resultados, puesto que el terminal, similar en prestaciones al modelo S6, es considerablemente más caro. Mientras que el Galaxy S6 Edge cuesta entre 849 y 1049 euros, los precios del Galaxy S6 oscilan entre los 699 y los 899 euros.
Además de mejoras en procesador, pantalla, cámaras y consumo de baterías, la compañía coreana ha rectificado en uno de los aspectos que más críticas le han acarreado con sus generaciones previas: la falta de un acabado premium a la altura de lo esperado en un producto de gama alta. Así, en esta ocasión sustituye por fin el marco de plástico por uno metalizado.

Resultados

Samsung necesita volver a brillar con el Galaxy S6 si la compañía quiere revertir la tendencia de caída del beneficio operativo que se inició hace ya seis trimestres. En el primer trimestre del año, cuyos resultados ha avanzado esta semana y que presentará a finales de mes, espera moderar este descenso con una caída del 30,5%, inferior al 36% del cuarto trimestre de 2014. Los analistas de IBK Securities estiman que el fabricante coreano puede incluso volver al crecimiento del beneficio en el segundo trimestre, en el que podría registrar unas ganancias operativas de 8.000 millones de wones coreanos (5.700 millones de euros), un 11% más.
La compañía no sólo apuesta por el mercado de consumo, sino que quiere impulsar las ventas del terminal en la empresa. En España, esperan que el mercado profesional suponga alrededor de un 20% de las ventas.