jueves, 9 de abril de 2015

LA BOSA ESPAÑOLA EN ZONA DE MAXIMOS

Resultado de imagen de ibex 35

Los máximos registrados por el Ibex en las últimas semanas han disparado el préstamo de valores a cifras de récord en el mes de febrero. Según los últimos datos de Bolsas y Mercados Españoles (BME), el volumen de los valores en préstamo subió más del 7% respecto a enero y se ha disparado un 56% comparando con cifras de febrero de 2014.
 “Y es que cuando el mercado ha estado subiendo durante un tiempo y se encuentra en niveles máximos, muchos inversores tienden a pensar que habrá una corrección, de la que piensan sacar partido. La manera de aprovechar esta corrección es mediante las ventas a corto, para lo que necesitan pedir préstamo de valores”, explica Victoria Torre, jefa de análisis y producto de Self Bank.
Por su parte, Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, considera que “puede que haya un mayor número de inversores que piensan que va a haber una corrección tras las subidas de las Bolsas desde la segunda semana de enero o incluso posiciones especulativas por si se producía la salida de Grecia del euro”.
Cuanto peor, mejor. Así funcionan las posiciones cortas en la Bolsa. Los inversores que adoptan posiciones bajistas en un valor apuestan a que este tendrá un mal comportamiento en el parqué y buscan beneficiarse con esa caída. De esta forma, las empresas con más posiciones cortas son en las que más inversores creen que podrían darse descensos en los próximos meses. Y a la inversa.
Las posiciones cortas, (también reciben el nombre de ventas a corto o apuestas a la baja), consisten fundamentalmente en tomar prestadas acciones para venderlas en el mercado. Se pacta un plazo de devolución con el prestamista. La clave radica en que el prestatario confía en que estas acciones bajarán de precio, con lo cual, al cabo del tiempo, las recompra más baratas y los devuelve a su propietario inicial embolsándose la diferencia.
Los inversores suelen buscar valores volátiles para sacar partido de caídas más fuertes. Por ello, Abengoa y OHL suelen estar en los primeros puestos de las ventas a corto.
Según los datos más recientes de la CNMV, hasta el 2 de abril, las ventas a corto en Abengoa y de OHL supusieron el 8% del capital. Ambos valores fueron superados por Meliá Hotels, con un 9,7% del capital. La cadena hotelera es uno de los valores que mejor lo está haciendo en Bolsa en los últimos meses gracias la recuperación del sector turístico y también beneficiado por la caída del precio del petróleo.
Dentro del sector financiero, están Popular o Sabadell, con un 4,6% y un 4,1%, del capital respectivamente. Los expertos señalan que el sector bancario ha sido tradicionalmente destino de los “ataques de los bajistas”.
BME (3%), DIA (5,1%), Viscofán (3%) son valores que en las últimas semanas han escalado al podio de las ventas a corto. La razón, según Victoria Torre, es que todos ellos están cotizando por encima de precio objetivo y el mercado descuenta una caída de estos valores a pesar de las buenas perspectivas de beneficios con las que cuentan dichas compañías. BME cotiza un 13% por encima de su precio objetivo de consenso, DIA, un 6,9% y Viscofán, un 11%. Técnicas Reunidas también se encuentra entre los valores con más posiciones cortas hasta abril, con un 4% del capital.
Algunos de estas compañías repiten en este ranking donde ya aparecían en 2014. El año pasado, las empresas en las que más aumentaron las posiciones cortas fueron Abenga (6,52%), OHL (3,8%), Viscofan (3,17%), Repsol (1,78%), Dia (1,68%) y Telefónica (1,58%).
En 2014, Abengoa se desplomó en Bolsa por las dudas de los inversores sobre el cómputo de la deuda de la compañía. Fueron dos sesiones de pánico vendedor en la compañía española en noviembre, ya que la sesión posterior a la publicación de las cuentas empresariales, los títulos de Abengoa cayeron un 18,2% y al día siguiente bajaron otro 36,6%. La empresa era, con diferencia, la compañía del Ibex con más posiciones cortas, ya que estas ascendieron a un 7,96% de su capital social, frente al 1,44% que representaba un año antes. Fuera del selectivo, la empresa con más posiciones bajistas era Melia Hotels (un 12,2% de su capital). Compartieron el podio de empresas donde más aumentaron aquellos inversores que apostaron a la baja, que invirtieron confiados en su caída, OHL, donde las posiciones cortas pasaron del 1,1% de su capital el año anterior al 4,91% en 2014 y Viscofan, compañía que abandonó el Ibex en diciembre, donde las posiciones cortas crecieron del 1,03% al 4,2% de su capital social.
Prohibición de cortos
En 2013, el organimso supervisor prohibió las ventas a corto sobre acciones españolas durante un período de tres meses debido a la elevada volatilidad que había en los mercados de valores europeos. Esta prohibición llegaba un año después de que el organismo las suspendiera para frenar la especulación y volvieron a permitirse a principios de año después de que las dos rondas de LTRO del BCE eliminaran las tensiones que había en el mercado.
La decisión de la CNMV coincidió en su día con la tomada por la Comisión Nacional que controla el mercado de valores en Italia (Consob) que acordó, también, la prohibición durante toda una semana de tomar posiciones cortas (especular con valores a la baja) sobre el capital de los principales actores del sector bancario y de seguros).