domingo, 26 de abril de 2015

La mina de oro de Twitter

http://eledelengua.com/imagenes/twitter-logo.png


Hace dos semanas Twitter tomó una decisión que pasó desapercibida para el gran público, pero que tiene una gran trascendencia para su modelo de negocio.
Anunció que va a cerrar el grifo a Datasift y a NTT Data, dos de las tres empresas a las que había confiado en los últimos años la comercialización de sus datos. La otra, Gnip, la adquirió la propia red social hace un año para hacer precisamente esto: gestionar por sí misma el acceso de multitud de empresas que llaman a su puerta para utilizar su caudal de información.
De este modo, Twitter confía en que la explotación de sus datos aporte más a su cuenta de resultados que los 147 millones que generó en 2014 (el 10% de sus ingresos). "Es un movimiento natural, Twitter está entrando en una etapa de madurez", dice José María Chía, CEO de Pirendo. "Es de sentido común", apunta Javier Burón, CEO de Socialbro, "pero el problema no ha sido el dinero, sino el control de los datos".
Pero, ¿cómo va a afectar este cambio a todo este ecosistema de aplicaciones que ha surgido en torno a la red social?
"No es un gran cambio para la industria, lo que están haciendo es estructurar el acceso a su mina de oro", comenta Burón. La mina de oro a la que se refiere es el Firehose, el sitio en el que Twitter ofrece el 100% de sus tuits en tiempo real. Los accesos gratuitos a los canales que te ofrecen una muestra de su información (a través de la Streaming API y la Rest API) seguirán funcionando del mismo modo, pero ahora van a forzar a desarrolladores que utilizaban el "gratuito vitaminado" a que pasen por caja, tal y como explica José María Chía
"Así se están quitando a los 'amateurs'. Lo siento por los pequeños, pero serían tontos si no lo hicieran. Es dinero que están perdiendo, porque hay grandes empresas que están 'pillando' datos gratuitamente".
Todos en el sector esperaban este movimiento tras la adquisición de Gnip. Pero es una nueva muestra de que, como dice el CEO de Pirendo, "Twitter no es una ONG". "Es su plataforma. Primero deja el campo abierto para que los desarrolladores puedan probar, y luego cierra la puerta. Facebook puede ser de primeras más restrictivo, pero una vez entras en sus cánones, te deja hacer muchas más cosas".