domingo, 19 de abril de 2015

Toro de Wall Street

http://www.mfm.com.mx/wp-content/uploads/2014/03/statua-toro-wall-street.jpg



La estatua más emblemática del distrito financiero de Nueva York tiene una historia de ilegalidad debido a que fue instalada de manera secreta
Esta figura atrae a numerosos visitantes pues se cree que es de buena suerte para los negocios
La Estatua de la Libertad es probablemente el ícono más conocido de la ciudad de Nueva York, pero el distrito de Wall Street también tiene una escultura emblemática que tiene una historia fascinante.
Conocida como "Charging Bull" (Toro Embistiendo), es una escultura de bronce que se encuentra en el epicentro del distrito financiero de Manhattan.
También conocido como el Toro de Wall Street, esta obra de tres toneladas y media muestra a un toro agresivo en postura de ataque, y sin duda es una de las esculturas más visitadas y fotografiadas de la ciudad.
El Toro fue creado por el artista italo-americano Arturo Di Modica, nacido en Sicilia, como una respuesta a la caída del mercado de valores de 1987, simbolizando el optimismo de los agentes bursátiles.
El 15 de diciembre de 1989, Di Modica terminó su trabajo de dos años y 360 mil dólares en materiales, para instalarlo de manera secreta, por tanto ilegal.
El día siguiente, el diario The New York Times reseñó que "Cientos de personas caminaban alrededor, sorprendidos, admirados e impactados por el toro de cuernos largos y cola enroscada, la imagen de un mercado emergente en la tradición de las altas finanzas".
Debido a su instalación ilegal, la escultura fue retirada y depositada durante dos años en un terreno del gobierno de la ciudad, y fue sólo después de que la ciudadanía expresó su apoyo que ésta fue reinstalada en su ubicación actual en el Parque Bowling Green, a unos pasos de Wall Street.
La popularidad que cobró esta estatua dio pie a que se realizaran réplicas que están instaladas en las ciudades de Shangai, China, y Amsterdam, Holanda.
Actualmente son pocos los que recuerdan que el Toro Embistiendo fue alguna vez una obra de arte ilícita y que ahora forma parte del patrimonio de la ciudad de Nueva York.