viernes, 22 de mayo de 2015

¿Cómo usar las cajas de Carter para hacer trading?

http://www.capitalradio.es/wp-content/uploads/2014/11/stock-trading-l-1.jpg


Todo recién llegado al day trading a lo primero que se aferra es a un sistema ganador o con probabilidad matemática positiva. El autodidacta tiene los días contados en este gremio. Son escasos los especuladores que sobreviven en la etapa inicial siguiendo un patrón elaborado por ellos mismos, y por ello, es fundamental apoyarse en alguno que demuestre, al menos, más años de testeo y esperanza matemática positiva.
En lo personal y como reflejé en 'Day trading en una semana', yo seguía un patrón de acumulación y ruptura en canal que bauticé como «Las Cajas de Carter», gracias a quien las descubrí, el trader norteamericano John F. Carter, autor entre otros de 'Dominar el trading', uno de mis libros de cabecera. Sería ingenuo pensar que por aquel entonces, y con apenas 2 años de experiencia total, el sistema con el que hoy baso mi operativa fuese tan o igual de fiable que el de John Carter.
Por ello, al menos durante tres años estuve operándolo con excelentes resultados, e incluso a día de hoy si se desarrolla dicho patrón no dudo en entrar a mercado, aunque éste represente a día de hoy únicamente un 10 por ciento sobre mi operativa. Como day traders debemos desechar el orgullo y tener la suficiente humildad como para admitir y detectar qué otro patrón de trading pueda ser mejor que con el que nos formaron o con el que estamos operando. El day trader debe estar en un continuo proceso de mejora, en «beta» permanente.
El sistema de las cajas de Carter
Este sistema se da en momentos de consolidación de tendencias. Como sabemos, una tendencia no puede ser perpetua y «tomará un respiro» en algún momento; es ahí cuando aprovecharemos para posicionarnos y sacar beneficio del patrón. Buscamos un periodo de consolidación horizontal con al menos dos testeos en máximos (resistencia) y dos testeos en mínimos (soporte). Una vez se producen dichos testeos, buscamos comprar (ponernos largos) si hace una ruptura al alza de la caja, o vender (ir a corto) si rompe por debajo de la misma. Mediremos la anchura de la caja o canal y nuestro objetivo de cierre o descarga será el ancho de la misma.
¿Cómo ejecutar las órdenes?
Este sistema en el trading intradía se desarrolla en espacios temporales que van de 1 a 10 minutos, aunque también es efectivo en temporalidades mayores.
Una vez dibujada la caja sobre nuestro gráfico introducimos órdenes stops, es decir un stop de compra a un tick por encima de la resistencia o un stop de venta a un tick por debajo del soporte. No importa en qué dirección rompa el mercado, pues estamos a la espera con ambas órdenes preparadas y listas para ejecutarse. Una vez salte una de ellas, la otra se convierte inmediatamente en nuestro stop-loss, que situaremos al 62 por ciento del Fibonacci de la caja. Una vez situado nuestro stop, sólo tendremos que introducir nuestro stop-profit a la altura del ancho del canal por arriba si entró largo o por debajo si hubiese roto el canal por debajo. Quizá con un gráfico se vea mejor (ver gráfico 1).

La regla general para el sistema dicta que si tenemos que preguntarnos si realmente el gráfico ha dibujado una caja es que no hay caja, es decir, suelen ser patrones que son claramente visibles a golpe vista. Por ese motivo resulta tan sencillo buscar dicho patrón. En caso de que tengamos dudas sobre su consolidación mejor abortar la operación. También cabe recordar que mientras más apoyos o testeos haya a lo largo de la caja, mayor será la probabilidad de acierto y verticalidad en la operación. Mejor 5 testeos a zonas de soporte y resistencias que 2.

Nuestro ratio riesgo/recompensa no es espectacular, pero el porcentaje de consecución es elevado y merece la pena ejecutar el patrón. Hoy opero fundamentalmente el futuro del DAX pero siempre estoy alerta de otros activos en los que se pueda producir una «Caja de Carter», pues una vez que el precio rompe dicha zona de consolidación, suele hacerlo con movimientos verticales que minimizan nuestro exposición delante de la pantalla, algo vital cuando uno vive de esta profesión.

Ahora bien, me gustaría dejarles una última advertencia. Los traders necesitamos entender que vivimos en un proceso de mejora constante. Aprender, probar, eliminar, buscar, mejorar, interiorizar, aplicar... y volver a repetir el ciclo. Debemos aprender a gestionarnos, a limitarnos, educarnos a estar en una situación de vigilancia constante sobre nuestras emociones y de nuestro trading. Aprender a conocernos, instruirnos para levantarnos de la silla, apagar el ordenador y dar un paseo en esos días en que no estamos en sintonía con el mercado o con nuestro método, ya sea una «Caja de Carter» o la última joya del mercado de indicadores.
Borja Muñoz es socio cofundador de Goodtrading