lunes, 8 de junio de 2015

las lecciones de inversion de Thomas Gayner

http://www.valuewalk.com/wp-content/uploads/2012/01/tom_gayner.jpg

Si no estuvieran en Omaha para escuchar a Warren Buffett hablar de Berkshire Hathaway, los asistentes se encontrarían en Richmond, en la reunión anual de Markel .
Uno de los oradores, Thomas Gayner, co-presidente y responsable de inversiones del holding tiene una valiosa experiencia como gestor de carteras.
Aunque trabaja exclusivamente para Markel, cualquier inversor podría aprender de él. En los últimos quince años, las acciones de Gayner han obtenido una rentabilidad media anual del 11,3%, frente al 4,2% de las grandes acciones del S&P 500. El año pasado Gayner consiguió superar el S&P 500 en 4,9 puntos porcentuales.
El ejecutivo no suele desvelar ningún tipo de información sobre su gestión. En su informe anual de 2014 simplemente se explicaba "nuestra cartera de valores ganó un 18,6%", sin tan siquiera mencionar que el S&P 500 había registrado un repunte del 13,7%.
Varios conocidos de Gayner le describen como un buen inversor que ha conseguido ser muy bueno siendo consciente de que era bueno. Sabe que no es un Warren Buffett, y conoce sus limitaciones. "Les digo a los inversores 'puede que seas más inteligente que yo, pero yo gestiono tu dinero. Si ves que he dado un paso en falso, dímelo'", explica Gayner.
No obstante, el ejecutivo también sabe cómo sacar partido de sus puntos fuertes. Los costes de Markel son tan bajos que es capaz de gestionar su cartera de acciones de 4.500 millones de dólares por menos de un 0,01% el coste medio de un fondo de inversión en EEUU. Gayner, de 53 años, trabajó de contable, de broker y de analista de renta variable antes de pasar a formar parte de Markel en 1990.
Por lo general, busca negocios rentables con un bajo nivel de endeudamiento, muchas oportunidades para reinvertir los futuros beneficios y unas acciones relativamente baratas. Su estrategia, según explica, es: "pienso mucho en lo que haría si estuviera apostando con mi propio dinero; me imagino incluso que es el único dinero del que dispondré en toda mi vida".
Según Gayner, las operaciones de seguros de Markel son tan rentables que su cartera ha ingresado liquidez todos los meses desde que empezó en la compañía en 1990. A diferencia de la mayoría de gestoras de fondos de inversión y hedge funds, el ejecutivo ha sido capaz de aumentar su cartera siempre que ha querido. Markel no organiza "días del analista" ni proporciona previsiones sobre los futuros beneficios. La empresa atrae a inversores que suelen mantener sus acciones durante varios años lo que, a su vez, libera a Gayner de la presión de superar al mercado a corto plazo o de eclipsar al S&P 500.
Así apuesta fuerte. Sus diez mayores paquetes accionariales representan un 45% de la cartera; en cambio, según Morningstar, en un fondo de renta variable corriente de EEUU, las diez primeras posiciones no superan el 30%.
En una ocasión el economista Paul Samuelson dijo que "solo hay un lugar en el que se puede ganar dinero en el negocio de los fondos de inversión, por lo que opté por invertir en una empresa de gestión de fondos". A Gayner también le gusta invertir en empresas como BlackRock, Federated Investors, Oaktree Capital Group y T. Rowe Price Group. Las 90 posiciones restantes de Gayner son pequeñas, como el operador de concesionarios de camiones Rush Enterprises, en el que Markel tiene una posición que no supera los 300.000 dólares.
En lugar de intentar imitar la inimitable genialidad de Buffett, quizás más inversores deberían emular el sentido común y la paciencia de Gayner